Filosofía de trabajo

En Tapiz Psicología consideramos importante definir nuestra actitud general, transversal a todas las tareas profesionales que nos conciernen. Tenemos en cuenta que nuestro trabajo se desarrolle bajo criterios de género, de sostenibilidad ambiental y de conciencia social.

QU√Č ENTENDEMOS POR PSICOTERAPIA

‚ÄėDe una manera global, la psicoterapia ofrece la posibilidad de cuidarnos de manera serena y progresiva, de ir nutriendo el alma y generar salud, creatividad, equilibrio y bienestar.‚Äô

Hay muchos motivos por los que las personas iniciamos una psicoterapia. Normalmente sucede cuando sentimos que, con nuestros propios recursos, no logramos resolver conflictos de relaci√≥n con los dem√°s o con nosotros mismos. Otras veces aparece un deseo general de mejora, sin partir de un problema concreto, queremos ‚Äúcrecer personalmente‚ÄĚ. A menudo el arranque va acompa√Īado de un miedo, quiz√° temamos abrir la caja de Pandora, descubrir que tenemos m√°s sombras de las que pens√°bamos. Lo curioso es que, una vez se da el paso, con frecuencia descubrimos m√°s luces de las que hubi√©ramos imaginado.

Lo que est√° claro es que buscamos soluciones y cambios. En este sentido, consideramos la psicoterapia como un proceso √ļnico y genuino, en el que tanto paciente/cliente como terapeuta se encuentran en un espacio com√ļn, protegido y respetuoso, donde colaboran para comprender, ampliar la conciencia y resolver lo que no funciona, a lo largo de un viaje fascinante. El objetivo ser√° trazar un mapa, construir nuestra propia br√ļjula y poner en marcha propuestas concretas para necesidades espec√≠ficas.

Consideramos actitudes terapéuticas que posibilitan este proceso: la escucha activa, la confidencialidad, el respeto absoluto por la singularidad y dignidad de la persona, la confianza total en su potencial y recursos propios, la ausencia de etiquetas y juicios de valor, la honestidad y transparencia.

De una manera global, la psicoterapia ofrece la posibilidad de cuidarnos de manera serena y progresiva, de ir nutriendo el alma y generar salud, creatividad, equilibrio y bienestar.

C√ďMO HACEMOS PSICOTERAPIA

En Tapiz Psicología trabajamos desde dos enfoques psicoterapéuticos: la Terapia Gestalt y la Orientación Analítica Junguiana. Un breve resumen de ambas escuelas:

gestalt-jung

  • Desde la Terapia Gestalt trabajamos sobre el ‚Äúdarse cuenta‚ÄĚ de los fen√≥menos que ocurren en la relaci√≥n y en el contacto con el otro; el contacto como herramienta fundamental para el cambio: comprender y enriquecer nuestras emociones, c√≥mo pensamos y actuamos en el aqu√≠-y-ahora del encuentro con los dem√°s, para alcanzar mayores cotas de libertad y salud.
  • La Psicolog√≠a Anal√≠tica entiende la Psique como un todo din√°mico, en el que Consciente e Inconsciente se encuentran en constante interacci√≥n y mutua modificaci√≥n. La psicoterapia propicia la integraci√≥n de ambos, ayudando a que emerjan elementos inconscientes clave a trav√©s del trabajo con sue√Īos, la imaginaci√≥n activa, o la expresi√≥n creativa, para comprendernos y transformarnos.

COMPLEMENTANDO AMBAS VISIONES

Una de las se√Īas de identidad de Tapiz Psicolog√≠a es la complementariedad de nuestros enfoques de base: mientras la Psicolog√≠a Anal√≠tica aporta el trabajo simb√≥lico, contacto con el Inconsciente y una comprensi√≥n estructural de la Psique y su din√°mica, la Terapia Gestalt ofrece la posibilidad de explorar lo relacional, las emociones y los procesos de contacto en general. Lo anal√≠tico nos remite a los significados y a la introspecci√≥n. Lo gest√°ltico a los procesos y a la visi√≥n de campo. Por supuesto, ambas contemplan un poco de todo, s√≥lo sintetizamos d√≥nde reside el punto fuerte de cada una. Tratamos, por tanto, de aunar ambas fortalezas, para trazar un esquema de intervenci√≥n m√°s amplio.

En esta integración, reservamos un lugar especial a la escucha del Cuerpo, como manifestación primera de nuestro Inconsciente y vía básica de expresión. También al Grupo, como espacio de encuentro y herramienta privilegiada para abordar el campo relacional.

Es así como, manteniendo la identidad propia de nuestras respectivas escuelas psicoterapéuticas, aprovechamos esta diversidad para enriquecer y mejorar las opciones de tratamiento.

Nos sentimos como un tapiz, en cuya trama cada hilo es diferente y √ļnico, y todos juntos, entrecruzados, interrelacionados, componen un todo que es m√°s que la suma de las partes.